El naufragio del Grande America, un buque del armador italiano Grimaldi Lines, ha originado hasta el momento tres grandes manchas de fuel sobre el Océano Atlántico que suman más de 150 kilómetros cuadrados de superficie, según los datos disponibles. El buque se incendió el pasado domingo a 333 kilómetros del puerto de La Rochelle (Francia). Tras la evacuación de 26 tripulantes y un pasajero, el barco se hundió el martes y reposa a 4.600 metros de profundidad

En una operación franco-española, cuatro barcos trabajan desde el viernes para descontaminar las aguas, y otros dos están preparados para intervenir. “Miles de aves marinas podrían quedar afectadas”, ha alertado la organización Sea Shepherd, que anunció los preparativos en la costa para atenderlas. La organización lamenta que “en Francia, en las últimas mareas negras, los éxitos en la rehabilitación [de aves] desgraciadamente han sido débiles, el 7% para el Erika y el 30% para el Prestige”.

Leave a Reply

  • (not be published)