Tres balazos por destapar la corrupción en el fútbol africano

Posted on February 20, 2019, 8:35 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

Se lo estaba oliendo. Lo advirtió en su último mensaje de Whatssap: “Desde que se publicó mi imagen, muchas personas han intentado atacarme. Estos criminales están asociados con ciertos poderes que pueden hacer cualquier cosa y salirse con la suya”. Dicho y hecho. El pasado 17 de enero, el periodista de investigación ghanés Ahmed Hussein-Suale recibió tres disparos, dos en el pecho y uno en el cuello, cuando estaba al volante de su coche. Ghana es el país africano con más libertad de prensa (y el 23 del mundo) según Reporteros sin Fronteras, pero este asesinato evidencia el peligro que conlleva ser una voz crítica.

Suale pertenecía a un equipo de investigación denominado El Ojo del Tigre que está encabezado por el premiado y enigmático periodista Anas Aremeyaw Anas, quien esconde su rostro en sus intervenciones públicas tras un velo de perlas. Su último documental, grabado con cámara oculta y publicado en junio pasado, mostraba a dirigentes del fútbol ghanés y árbitros de varios países africanos aceptando sobornos a cambio de influir en los resultados de los partidos. Su primera víctima fue Kwesi Nyantakyi, presidente de la Federación Ghanesa de Fútbol, que fue grabado aceptando 65.000 dólares y una comisión del 20% por varios contratos. Fue cesado de inmediato. Otros 50 árbitros africanos fueron suspendidos.

A raíz de esta investigación, que supuso una auténtica sacudida en el fútbol africano, comenzaron las amenazas. Kennedy Agyapong, riquísimo hombre de negocios y polémico diputado del partido gobernante cuyo nombre aparecía ligado a la compra-venta de contratos, llegó a pedir públicamente que golpearan a Suale y que él pagaría una recompensa por ello. Cuando una fotografía del periodista salió en un documental crítico con El Ojo del Tigre titulado “¿Quién controla al controlador?”, el periodista supo que su vida corría peligro.

Leave a Reply

  • (not be published)