Incendios y disturbios en el corazón de París por las nuevas protestas de los chalecos amarillos

Posted on January 05, 2019, 1:02 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

En París, la VIII jornada de movilización de la franquicia de los chalecos amarillos culminó con incendios y enfrentamientos muy violentos en el corazón histórico más «chic» y «glamour» de la capital, ante la iglesia de Saint-Germain-des-Prés.

En toda Francia, la jornada volvió a marcar un retroceso significativo de la movilización, poco más de 20.000 manifestantes, en un país de 67 millones de habitantes.

Sin embargo, en París, sorprendió la brutalidad de los incendios y enfrentamientos en el corazón más popular y cosmopolita del bulevar Saint-Germain, entre la iglesia ortodoxa ucraniana (frente al hotel donde se hospedó Antonio Machado) y el bulevar Saint-Michel. Un incendio cada cien o doscientos metros. Cargas con gases lacrimógenos durante un par de horas.

Hay que imaginar, en Madrid, un trayecto entre la Puerta de Alcalá y el número 61 de la calle Serrano. En Barcelona, hay que imaginar un trayecto entre la Plaza de Cataluña y la Diagonal. Ese fue el escenario parisino de los enfrentamientos de la tarde del sábado, muy espectaculares.

Los incendios y «barricadas» comenzaron por sorprender a las fuerzas del orden que tardaron en llegar una hora larga hasta los primeros incendios, frente a la iglesia ortodoxa ucraniana. Con la llegada de varios centenares de anti disturbios comenzó una batalla campal queduró varias horas. Entre los chalecos amarillos «tradicionales» había decenas quizá centenas de jóvenes radicales, de extrema izquierda y de extrema derecha, bien pertrechados para montar micro «barricadas» a las que pegaban fuego antes que las cargas de los anti disturbios provocasen la dispersión forzada.

¿Cuál es el «sentido» de los enfrentamientos, en el marco de la protesta «global» de los chalecos amarillos? Puro nihilismo anti sistema.

Los chalecos amarillos tradicionales, de extrema izquierda y extrema derecha, piden la «dimisión» de Emmanuel Macron y la «democratización» de Francia. Los grupúsculos violentos que han comenzado a aparecer, al final de todas las jornadas amarillas no tienen reivindicaciones conocidas: se trata de una protesta nihilista, anti sistema, global.

Leave a Reply

  • (not be published)