El juez mantiene todos los cargos contra Harvey Weinstein

Posted on December 20, 2018, 7:55 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

La causa penal contra Harvey Weinstein sigue adelante. El juez neoyorquino James Burke desoyó la petición de la defensa para que se desestimaran todos los cargos contra el productor de Hollywood. Las dudas que emergieron durante los últimos meses sobre la investigación pudieron haber provocado que el caso en su contra se derrumbara, lo que habría supuesto un serio revés para el movimiento MeToo. La próxima cita previa al juicio será en marzo.

Weinstein, que fue arrestado en mayo, afrontó la vista preparatoria con cinco cargos por violación y asalto sexual. Pero el futuro de la causa penal era incierto. La defensa solicitó al juez que se retiraran argumentando las múltiples irregularidades que afloraron sobre la investigación. “Decepcionante”, calificó el abogado Benjamin Brafman, “pero no soy el juez”.

“Seguiremos defendiendo el caso vigorosamente”, afirmó el letrado, al tiempo que anticipó que su cliente será “completamente exonerado”. La decisión del magistrado, aclaró, es “técnica” y “no sugiere que el caso vaya a terminar mal”. Gloria Allred, que representa a varias de las víctimas de Harvey Weinstein, declaró que con la decisión se avanza más para que se haga justicia.

La audiencia duró una veintena de minutos. Weinstein llegó al tribunal diez minutos antes de que comenzara la audiencia. No hizo comentario alguno ni al entrar ni al salir de la sala presidida por Burke, la misma ante la que compareció hace seis meses para negar todas las acusaciones. Desde entonces está en libertad bajo fianza. Además, se le retiró el pasaporte y sus movimientos están limitados.

El juez Burke ya había desestimado en octubre el cargo por agresión sexual a la aspirante a actriz Lucia Evans. Quedaba por decidir qué iba a pasar con los dos cargos por violar a una mujer en 2013, cuya identidad no es pública, y tres por forzar a otra, la asistente a la producción Mimi Haley, a realizarle una felación en 2006. Este último incluía dos cargos por asalto sexual predatorio, castigados con cadena perpetua.

El abogado Benjamin Brafman acudió al tribunal este juez alegando que tenía nueva información que demostraba que la violación nunca se produjo. En paralelo, trató de aprovechar la confusión entre la policía y el equipo del fiscal Cyrus Vance por la actuación del detective Nicholas DiGaudio. El agente aconsejó a una de las víctimas borrar de su teléfono información que pudiera afectar a la causa.

No era el único error que cometió DiGaudio. El detective fue el mismo que entrevistó a Evans por la agresión en 2004. Pero también lo hizo a una amiga de esta, que le contó la historia del encuentro con el productor de otra manera. La fiscalía ya admitió que el agente no compartió esa información y aceptó que se retirara el cargo. La NYPD defendió que las evidencias contra Weinstein eran sólidas.

Brafman solicitó permiso en paralelo para que se pudieran hacer públicos los mensajes que intercambiaron la víctimas con Harvey Weinstein, porque dice que son la prueba de que las relaciones sexuales que mantuvieron fueron consentidas. La fiscalía y los consejeros legales de las supuestas víctimas rechazaron esta posibilidad, bajo el argumento de que podían afectar a la confidencialidad del proceso.

La oficina del fiscal Vance acusó a Brafman de tratar de caos con sus tácticas y le pidió que dejara de exponer el caso públicamente. El abogado respondió diciendo que no tenía otra elección, porque era la única manera que tenía de luchar contra lo que calificó como una “histeria mundial” creada por el movimiento MeToo. Eso, afirma, metió presión a las autoridades públicas.

La fiscalía trata en paralelo durante estos meses que se aceptara el mayor número de testimonios posibles de mujeres que sufrieron el mismo tipo de abusos. Es una táctica similar a la que se siguió con Bill Cosby. Pero a diferencia del proceso contra el comediante en Pensilvania, la legislación en el Estado de Nueva York no es tan clara y es muy raro que en casos de violación se permitan.

La decisión del magistrado se conoce 14 meses después de que el diario The New York Times y la revista The New Yorker revelaran las historias de varias mujeres que fueron víctimas de la conducta sexual abusiva de Harvey Weinstein. Fue el germen del movimiento social MeToo y Time Is Up, que creció en las semanas sucesivos haciendo retumbar los pilares de la industria de entretenimiento.

Más de 80 mujeres señalaron públicamente al productor de Hollywood. Entre ellas se encuentran Angelina Jolie, Salma Hayek, Uma Thurman, Gwyneth Paltrow, Lupita Nyong´o, Mira Sornino, Rosanna Arquette, Lauren Holly, Ashley Judd y Lena Heady. En paralelo a la causa penal, hay varias demandas en curso Nueva York y Los Ángeles, como la de la actriz Paz de la Huerta.

Leave a Reply

  • (not be published)