Turquía da un balón de oxígeno a Maduro con inversiones y apoyo político

Posted on December 05, 2018, 3:27 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Recep Tayyip Erdogan, el presidente de Turquía, llegó el lunes con una promesa de salvación a Caracas. “Nosotros vamos a cubrir la mayoría de las necesidades de Venezuela, tenemos esa fuerza, tenemos esa oportunidad”, aseguró.  En su primera visita oficial a Venezuela, Erdogan fue recibido con honores por su homólogo Nicolás Maduro. Escuchó a la Orquesta Sinfónica de Venezuela, ofrendó flores al Libertador Simón Bolívar en el Panteón Nacional y ambos se reunieron en el Teatro Teresa Carreño con unos 200 empresarios de los dos países. Todo un periplo que concluyó en una reunión de trabajo el Palacio de Miraflores.

Ninguno de los Gobiernos ha detallado, por el momento, los acuerdos bilaterales. Según Maduro, existe un interés mutuo de invertir más de 5.100 millones de dólares en diferentes áreas. El presidente turco pidió “mejorar el ambiente de negocios para los empresarios”.  Turquía se convierte en un as debajo de la manga para el decadente chavismo. Al mando de un país arruinado y con un Gobierno aislado, acusando como nunca los rigores de las sanciones económicas internacionales, Maduro intenta capear el temporal apoyándose en uno de sus nuevos aliados. 

Ambos Ejecutivos han decidido colocar sus relaciones e intereses “en el más alto nivel”, según el vicepresidente del área económica de Venezuela, Tarek El Aissami. El objetivo de la visita es “estrechar lazos de cooperación” y darle continuidad a las buenas migas que han cultivado las dos administraciones en los últimos tres años. Maduro ya estuvo en Ankara, en la toma de posesión de Erdogan, el pasado mes julio. Para el experto en política internacional Carlos Romero no caben las coincidencias ideológicas entre estos jefes de Gobiernos, pero sí otros intereses comunes. “Venezuela está jugando con países que tienen dos características fundamentales: posiciones antioccidentales y carácter autoritario”, explica.

El sucesor político de Hugo Chávez procura ofrecer la imagen de que con la visita de Erdogan, su invitación a la toma de posesión del presidente de México, Andrés López Obrador, y ahora con un sorprendente encuentro con su homólogo ruso Vladímir Putin, no está aislado plenamente por la comunidad internacional. “Voy saliendo a Moscú para cerrar el año 2018 con broche de oro en cuanto a las relaciones estratégicas que Venezuela construye con el mundo”, dijo Maduro la noche del lunes cerca de su avión presidencial.

El experto Sadio Garavini considera que se trata de un “fenómeno de imagen” y destaca la opacidad de los acuerdos económicos. “En el caso de Turquía, seguramente obtendrá una porción de las reservas de petróleo. Hay muchas reservas y poca producción. Lo otro son ventas de oro y coltán, seguramente a precios muy favorables para los turcos”, dijo.

Leave a Reply

  • (not be published)