El padrino de la mafia irlandesa de Estados Unidos ha muerto. James Whitey Bulger, de 89 años, ha sido asesinado este martes en una prisión de alta seguridad de Virginia Occidental, adonde había sido trasladado horas antes. Al menos dos reclusos habrían matado al legendario capo, según ha informado The New York Times citando dos empleados de la Oficina Federal de Prisiones que hablaron pidiendo que no se citara sus nombres. Quien durante los años setenta y ochenta lideró un sangriento reinado en el inframundo del sur de Boston cumplía dos cadenas perpetuas por 11 asesinatos cometidos durante sus años al frente de la banda de Winter Hill. El famoso gánster logró que sus sicarios controlaran gran parte del negocio de tráfico de drogas, extorsión y apuestas ilegales de la ciudad gracias a un acuerdo de confidencialidad con el FBI. Él entregaba información a los agentes y ellos hacían la vista gorda.

Bulger escapó de las manos de la agencia federal en 1994 después de que el agente retirado John Connolly le alertó de que iba a ser encausado. El mafioso no quería volver a la cárcel. Antes de convertirse en el temido gánster había pasado por la famosa penitenciaría federal de Alcatraz entre 1956 y 1965 por haber robado un banco. Bulger huyó junto a su pareja Catherine Greig hacia California, donde adoptaron una nueva identidad. Con los ahorros manchados con sangre alquilaron un cómodo apartamento en la playa de Santa Mónica, donde se hacían pasar por una pareja de jubilados del Medio Oeste: Charlie y Carol Gasko.

Cuando mataron a Osama bin Laden, Bulger pasó a ocupar el primer puesto en el listado de los criminales más buscados de Estados Unidos. 16 años después de su fuga, Anna Bjornsdottir, que fue Miss Islandia en 1974, reconoció que su vecina era la mujer que el FBI estaba buscando y por la que ofrecían 2 millones de dólares de recompensa. Así lograron los agentes federales dar con los prófugos.

Greig fue condenada a ocho años de cárcel en 2012 por ayudar a un fugitivo. Un año más tarde Bulger fue condenado por 11 asesinatos, extorsión y lavado de dinero después de un juicio casi cinematográfico que incluyó el testimonio de tres excolaboradores: un asesino a sueldo, un protegido y un compañero de pandilla. Durante sus años de prófugo de la justicia salieron muchos detalles de su vida, entre ellos el que había colaborado con el FBI desde 1975. Su traición a los códigos mafiosos hizo que el mundo del hampa lo tildara de “rata”. Bulger no solo tuvo una vida de película, sino que también fue representado en una. Jack Nicholson inmortalizó al jefe criminal enThe Departed (Infiltrados), de Martin Scorsese, que ganó cuatro Oscar en 2007.

En contraste con la vida de Bulger, su hermano menor, William, fue uno de los políticos más poderosos del Senado de Massachusetts durante casi 20 años y después presidente de la universidad de ese mismo Estado. En 2003 William Bulger abandonó la universidad tras años de intensa presión del entonces gobernador republicano Mitt Romney.

Leave a Reply

  • (not be published)