Posted on January 12, 2021, 11:24 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Los demócratas se disponen a recusar hoy por segunda vez a Donald Trump mediante el procedimiento de «impeachment», tras un voto preliminar ayer. La Cámara de Representantes votó ayer una resolución en la que instaba al vicepresidente a declarar incapaz al presidente y tomar su lugar hasta el 20 de enero, para evitar que cause estragos mayores que la incitación al asalto y saqueo del Capitolio, ocurrido hoy hace una semana.

El presidente se defendió ayer en una breve conversación con los periodistas en la Casa Blanca, antes de salir hacia Texas: «Este juicio político es solo una continuación de la mayor caza de brujas en la historia de la política. El «impeachment» es ridículo, es absolutamente ridículo. Está causando un tremendo enfado entre la gente, es algo lamentable».

La resolución aprobada ayer por iniciativa demócrata insta al vicepresidente Mike Pence a «invocar inmediatamente sus poderes bajo la sección cuarta de la Enmienda XXV de la Constitución para convocar y movilizar a los principales funcionarios de nivel ministerial en el Gabinete para declarar lo que es patente para una nación horrorizada: que el presidente es incapaz de cumplir con los deberes y obligaciones de su cargo». Se trata de una resolución no vinculante, por lo que el vicepresidente puede desoirla. Si es así, hoy al anochecer la Cámara votará el «impeachment», el segundo en un año. El anterior reprobó a Trump por presionar a Ucrania para que le ayudara a desprestigiar a Joe Biden, que acabó ganando las elecciones. Tras la votación de la Cámara, es el Senado el que debe juzgar a Trump, y el único que tiene el poder de expulsarle e inhabilitarle.

Planes en el Senado

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, comparó ayer a Trump a «los peores dictadores», por su intención, frustrada, de perpetuarse en el poder alegando fraude en las elecciones. «El presidente no puede permanecer en el cargo un sólo día más, y si no lo releva el vicepresidente mañana [por hoy] será recusado por la Cámara de Representantes». Pronto, además, los demócratas tendrán la mayoría en el Senado, pero no tienen los dos tercios de los votos necesarios para expulsar a Trump.

A pesar de la insurrección, que causó cinco muertos, los republicanos en la Cámara están divididos. Hay una minoría comandada por Liz Cheney (hija del ex vicepresidente Dick Cheney) crítica con el presidente, que no apoya el «impeachment» pero tampoco lo intenta descarrilar. «Voten con su conciencia», dijo ayer Cheney.

Después está la mayoría que se opone al juicio político porque lo considera «divisivo». El diputado Jim Jordan, de Ohio, volvió ayer a defender las infundadas denuncias de fraude electoral. «No creo que estos intentos de expulsar al presidente del cargo a una semana de que lo abandonen sean saludables para la nación», dijo ayer Jordan en una vista celebrada de forma virtual por la pandemia.

Leave a Reply

  • (not be published)