Posted on December 20, 2020, 12:11 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 9 mins

Michael Douglas dijo abiertamente que no la quería, porque era una desconocida, pero ninguna estrella se mostró dispuesta a rodar tantos desnudos y escenas de sexo como aparecían en el guion de «Instinto básico». Entre las actrices que rehusaron el papel, destacan Kim Basinger, Geena Davis, Melanie Griffith, Demi Moore, Michelle Pfeiffer, Julia Roberts, Meg Ryan, Emma Thompson y Debra Winger.

Sharon Stone, que no tenía el nombre de las citadas, sí luchó por el papel, pero incluso después de empezar el rodaje estuvo cerca de perderlo debido a los nervios que demostró en las primeras escenas. Nunca se sintió a gusto con su compañero de reparto, aunque después confesó que esa «tensión» entre ambos fue buena para el resultado final. Se convirtió en una estrella en un abrir y cerrar de piernas.

El resultado es que «Instinto básico» se convirtió en la película más vista en 1992, algo poco habitual en el título elegido para inaugurar el festival de Cannes. Tras fascinar y escandalizar al público americano, en su presentación oficial en el certamen francés se habló poco sobre la profundidad de campo y otros aspectos del «hecho fílmico», según relata Oti Rodíguez Marchante.

No muchos recordarán que la cinta optó a dos Oscar, por su banda sonora y por su montaje, quizá porque el uso de la tijera a la hora de recortar (o no) las escenas fue casi tan atrevido como el del picahielos por parte de su protagonista. El crítico de ABC definió su personaje como el de «una mujer capaz de licuar un iglú».

Michael Douglas y Sharon Stone, en «Instinto básico»
Michael Douglas y Sharon Stone, en «Instinto básico»

Casi tres décadas después, TCM estrena este domingo (a las 22.00 horas) un documental de producción propia sobre la película de Paul Verhoeven, «Desmontando instintos». Escrito y dirigido por Jacinto Carvalho, el trabajo repasa las claves de este título, las razones de su éxito y por qué permanece en la memoria colectiva de los espectadores tantos años después.

Semidesconocida a los 33 años

Antes de «Instinto básico», el papel más importante de Sharon Stone había sido el de «Desafío total», también a las órdenes de Verhoeven y al lado de Arnold Schwarzenegger. Antes, había aparecido en títulos de bajo presupuesto como «Bendición mortal», de Wes Craven, y en una nueva versión bastante olvidable de «Las minas del Rey Salomón». Incluso había rodado en España la no menos prescindible revisión de «Sangre y arena», a las órdenes de Javier Elorrieta.

En realidad, Woody Allen fue el primero que le dio un papel, aunque fuera de extra, en «Recuerdos». Se estrenó en 1980, cuando Stone tenía 22 años. Paul Verhoeven la eligió para protagonizar «Instinto básico» once años después.

TCM emitirá «Desmontando instintos» el domingo, a las 22.00. Justo después, a las 22.50, los espectadores podrán disfrutar de nuevo de «Instinto básico». El documental reúne al director, Paul Verhoeven, y a los dos principales protagonistas, Michael Douglas y Sharon Stone, con el guionista, Joe Eszterhas, que también pasó a convertirse en uno de los mejor pagados de Hollywood, sin que después pudiera justificar su caché.

Michael Douglas y Jeanne Tripplehorn, en «Instinto básico»
Michael Douglas y Jeanne Tripplehorn, en «Instinto básico»

Michael Douglas explica que la película llegó en un momento en el que el cine se había vuelto muy conservador (eran los tiempos del sida) y que cuando leyó el guion le recordó en algunos aspectos a «Atracción fatal», otro de sus grandes éxitos, que él había interpretado en 1987 junto con Glenn Close.

Paul Verhoeven recuerca que la historia tenía algo de inmoral, era agresiva y sexy. «Todas las cosas que a mí me gustan», añade el director nacido en Amsterdam. El guionista Joe Eszterhas es de origen húngaro, por su parte, una de las explicaciones que se ofrecen al atrevimiento y osadía de su texto, sobre todo en las escenas sexuales, en contraste con que no tenían otros guionistas americanos.

Una productora independiente, Carolco Pictures, responsable de títulos como los de la saga «Rambo», «Desafío total» y «Terminator 2», compró el guion por cuatro millones de dólares y vendió los derechos de distribución a Columbia. El presupuesto del film rondó los 50 millones de dólares. Acabó recaudando cerca de 350 millones.

Stone, engañada

En el documental se narran las desavenencias entre Joe Eszterhas, Paul Verhoeven y Michael Douglas por algunas escenas del filme y por cómo debía terminar la película. Sharon Stone habla de lo nerviosa que estaba al principio del rodaje. Tanto, que incluso pensaron en sustituirla. Finalmente, como dice Paul Verhoeven, sacó de dentro su lado «más diabólico y seductor».

Uno de los aspectos en los que más se detiene el documental es en comentar el rodaje de las escenas eróticas, muy arriesgadas y atrevidas para una película comercial destinada al gran público. Y en concreto, la del famoso interrogatorio de Catherine Tramell en la comisaría, con aquel cruce de piernas que dejaba bien claro que Sharon Stone no llevaba nada bajo su falda.

La actriz mantiene su versión de que fue engañada por el realizador. Según ella, la idea inicial era que en la escena solo se intuyera la falta de ropa interior. En el momento de rodar, sin embargo, Paul Verhoeven le dijo que se notaban unos brillos y le pidió que se la quitara. Cuando la actriz revisó la toma en un pequeño monitor, la dio por buena pero, cuando posteriormente vio la escena en una gran pantalla de cine, entró en shock.

Boicot en Estados Unidos

Desmontando instintos menciona también los problemas que tuvo el film cuando se estrenó en Estados Unidos y el intento de boicot que intentaron varias asociaciones LGTB por la imagen negativa que daba de las mujeres bisexuales. Pero tanto Paul Verhoeven como Sharon Stone sostienen que Catherine Tramell es un personaje que se convirtió en un ideal de mujer en la era postfeminista, y que «Instinto básico» es una película de mujeres empoderadas.

Sharon Stone, en la fallida «Instinto básico 2»
Sharon Stone, en la fallida «Instinto básico 2»

El domingo 20 de diciembre, los espectadores podrán comprobar si todo lo que se dice sobre ella es cierto o no y si, pasados casi 30 años de su estreno, sigue manteniendo toda su fuerza y vigencia.

«Instinto básico 2»

En 2006, se estrenó una segunda parte que no generó ni polémica, pese a que vino precedida de una intensa campaña cinematográfica. «Instinto Básico 2: adicción al riesgo» fue dirigida por Michael Caton-Jones («Rob Roy, la pasión de un rebelde») y en las críticas de algún gran medio se pudieron leer palabras como «basura», «horrorosa» «degradante». La segunda parte está a medio camino entre el original y nuestro tiempo, pero la memoria solo tiene espacio para la primera.

Leave a Reply

  • (not be published)