Posted on December 04, 2020, 9:22 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Joe Biden se encontrará con una crisis sanitaria y económica descomunal cuando jure el cargo de presidente de EE.UU., el próximo 20 de enero. La pandemia de Covid-19 acumula ya más de 14 millones de casos y se acerca a las 280.000 muertes. Las autoridades médicas aseguran que, tras la celebración de Acción de Gracias, en medio del invierno, y con las fiestas de Navidad por delante, lo peor está por llegar. La previsión es que para febrero pueda llegarse a los 450.000 fallecidos. Biden apostará desde el primer día por exigir el uso de la mascarilla a todos los estadounidenses durante cien días, en la que será una de sus primeras medidas nada más entrar por la puerta de la Casa Blanca.

«Solo cien días», dijo este jueves por la noche en la CNN, en la primera entrevista que ha ofrecido desde su victoria electoral del pasado 3 de noviembre. «No es para siempre, cien días. Y creo que veremos una gran reducción», añadió sobre el impacto de la pandemia.

El presidente electo también anunció que, como era de esperar, contará con Anthony Fauci en su Administración. El director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas ha protagonizado varios encontronazos con Donald Trump durante la crisis. El presidente ha criticado a la principal autoridad de su Gobierno en coronavirus y ha desoído muchas de sus recomendaciones, aunque no ha dado el paso de despedirle. Fauci lleva en el mismo puesto desde el Gobierno de Ronald Reagan.

«Le he pedido que se quede en el mismo cargo que ha tenido con los últimos presidentes», dijo Biden sobre Fauci, «y le he pedido que sea mi principal asesor médico, así como parte del equipo de trabajo sobre Covid».

Biden, que compareció junto a la vicepresidenta electa, Kamala Harris, insistió, como ha hecho en los últimos días, en presionar a republicanos y demócratas del Congreso para que aprueben un nuevo paquete de rescate económico para el Covid-19. «Debería aprobarse», dijo sobre una propuesta de algo más de 900.000 millones de dólares planteada por un grupo de senadores centristas de ambos partidos y que ha ganado peso en las últimas horas. Pero Biden reconoció que ese estímulo solo será un «comienzo» y que deberá «pedir más ayuda» cuando llegue a la Casa Blanca.

Tanto Biden como Harris dijeron que se pondrían la vacuna contra el covid tan pronto como Fauci determine que es segura. Las de Pfizer/BioNTech y Moderna podrían ser aprobadas a mediados de mes por la FDA y se empezarían a administrar de forma inmediata. Tres expresidentes – Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama– también han dicho que se la pondrán de forma pública para promover la vacunación. Un 42% de los estadounidenses no está a favor de su uso, según una encuesta de Gallup.

Candidatura para 2024

En clave política, el presidente electo quitó importancia a la posibilidad de que Trump decida no comparecer en la jura de su cargo en el Capitolio. El presidente de EE.UU. sigue lanzando acusaciones –sin pruebas consistentes– de fraude masivo y robo electoral y se rumorea que ese mismo día podría lanzar su candidatura a las elecciones de 2024. Él mismo ha deslizado la posibilidad.

Biden aseguró que su ausencia no le afectaría «en lo personal», pero que si Trump concede la derrota y acude a la investidura sería algo bueno para el país, que vive roto por la polarización. «Sería importante que pudiéramos demostrar al final de este caos que él hace creado que hay un traspaso de poder pacífico entre partidos opuestos, darnos la mano y seguir adelante».

Sobre la posibilidad de que Trump firme indultos presidenciales a su círculo íntimo y a sí mismo, Biden aseguró que es algo que le preocupa «por el precedente que establece». Pero aseguró que cualquier potencial acción legal contra Trump no vendrá por su parte, sino del Departamento de Justicia, que actuará con independencia.

«No diremos al Departamento de Justicia cómo hacer su trabajo», dijo Harris, que fue fiscal general de California antes que senadora o candidata a la vicepresidencia. «Cualquier decisión del Departamento de Justicia estará fundamentada en hechos, en la ley. No estará influenciada por la política, punto».

Leave a Reply

  • (not be published)