Posted on November 24, 2020, 8:08 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

No son pocas las polémicas que han rodeado al Rey de Tailandia. A diferencia de sus padres, a Rama X se le conoce más por sus extravagancias y sonadas controversias que por sus bondades. Su confinamiento cinco estrellas en el lujoso Grand Hotel Sonnenbichi de los Alpes junto a 20 concubinas mientras sus súbditos hacían frente al coronavirus, trajo mucha cola. Provocó que miles de personas se atrevieran a manifestarse contra el Rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia, sabiendo que está castigado con hasta 15 años de prisión y cuantiosas multas. También es criticado por el trato a su mujer, la Reina Suthida. Ni que decir tiene que el que tiene con sus empleados de la corte tampoco es precisamente ejemplar.

Ha hecho de su reinado un goteo constante de polémicas. La última no es para menos; pero, en este caso, él no ha tenido la culpa. Unos supuestos piratas informáticos tailandeses robaron más de 1.000 imágenes íntimas –algunas explícitamente sexuales– de la concubina oficial del Rey, Sineenat Wongvajirapakdi, y las enviaron a distintos medios de comunicación y periodistas el pasado mes de agosto, según ha desvelado esta semana Andrew MacGregor Marshall, el periodista que denuncia constantemente los abusos del monarca. Él mismo recibió las mencionadas fotografías, que pertenecen a tres móviles diferentes de la concubina y que fueron tomadas entre 2012 y 2014.

«Las fotografías son claramente de los teléfonos personales de Koi (apodo de Sineenat). La mayoría de las imágenes son instantáneas que ella misma tomó, y docenas de ellas son sexualmente explícitas. Parece probable que hubiera tomado fotografías explícitas de sí misma para enviar a Vajiralongkorn», ha contado Marshall.

La intención de tal delito era reivindicar la democracia, pero poco después se descubrió que tales piratas informáticos no existían y todas las sospechas han apuntado a la mismísima Reina Suthida como parte de la guerra que mantiene con ella desde hace tiempo. Una lucha de poder entre las mujeres que rodean al Rey de Tailandia y un juego muy peligroso.

El propio periodista ha asegurado que no se atrevió en su momento a contar que le llegaron estas imágenes pero después de que el disidente tailandés y profesor asociado de la Universidad de Kioto Pavin Chachavalpongpun haya publicado algunas de ellas, lo ha confirmado con cierto temor a las posibles consecuencias.

Leave a Reply

  • (not be published)