Posted on November 21, 2020, 12:06 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Volver a insistir sin pruebas en un «fraude masivo» en las elecciones estadounidenses le ha salido caro al abogado de Donald Trump, Rudy Giuliani (76 años). El letrado se ha convertido, una vez más, en la comidilla de todos después de la rueda de prensa que presidió este jueves. Si el discurso de boicot contra Trump empieza a sonar repetitivo e insostenible –pues sigue sin haber pruebas fehacientes (y eso que las han buscado sin descanso durante 17 días)–, menos creíble se hace cuando lo pronuncia un Giuliani sudoroso y visiblemente nervioso. Los focos le jugaron una mala pasada al exalcalde de la ciudad de Nueva York. No dijo nada más descabellado de lo habitual; fue su frente la que no paró de transpirar durante la comparecencia. Recurrió a un pañuelo para intentar disimular lo que estaba ocurriendo, pero, por suerte para la burla, las decenas de cámaras situadas frente al escenario captaron una escena que parecía formar parte de una comedia de un humor demasiado negro.

Giuliani
Giuliani – AFP

El sudor no fue el problema. La peor parte llegó cuando dos churretones de un color negruzco, uno a cada lado de la cara, comenzaron a recorrer sus mejillas. «Parecía que se estaba derritiendo», describía en su crónica «The New York Times». Se trataba de una mezcla de sudor y una sustancia oscura que, a primera vista y especulando un poco, parece que se trataba de un tinte mal dado con cierta premura. Aunque cierto es que, como han apuntado varios expertos, también podría tratarse de un lápiz de retoque para disimular las canas.

Los medios estadounidenses califican la rueda de prensa del abogado personal de Donald Trump como la «más peligrosa de la historia de Estados Unidos», pero las redes sociales se han llenado de memes que muestran al detalle el percance. Las manchas que recorrieron este jueves la cara de Rudy Giuliani se han convertido en un «debate nacional».

Giuliani asegura que existe un «patrón» a nivel nacional que se repite en varios estados, «lo que sugiere que había un plan, desde un lugar centralizado para ejecutar estos diversos actos de fraude», especialmente enfocado «en las grandes ciudades controladas por los demócratas»; las mismas urbes que, asegura, «tienen una larga historia de corrupción». «Conozco los crímenes, puedo olerlos. No tienes que oler este, puedo probártelo de 18 maneras diferentes. Puedo probarte que ganó Pensilvania por 300.000 votos. Puedo probar que ganó Michigan, probablemente por 50.000 votos», añadió el abogado de Trump.

El que fuese alcade de Nueva York (1994–2001) tiene los días contados, como Trump, en la Casa Blanca. Los estadounidenses no quieren que siga implicado en las decisiones gubernamentales, pero sí que le seguirán como personaje público. Giuliani ha sido y es una figura importante de la ciudad más cosmopolita, pero no son pocos los que quieren apartar al abogado. De hecho, su última incursión cinéfila provocó críticas a un lado y otro del océano Atlántico.

Encerrona mediática

«Borat 2», además de rescatar al mítico personaje interpretado por Sasha Baron Cohen y reflejar el caótico 2020, persigue al todopoderoso Rudy Giuliani hasta pillarle con el calzón semiquitado. La supuesta hija del kazajo, interpretada por la búlgara Maria Bakalova, lo engatusa con su papel de periodista novata para que le conceda una entrevista. Al final de esta, el letrado accede a tomarse una copa a solas en la habitación de un hotel donde presuntamente intenta intimar con la actriz, de 24 años. Las cámaras lo graban en un momento en el que se mete la mano en el pantalón mientras está tumbado en la cama.

Giuliani reconoció que fue engañado pero aseguró que las imágenes estaban sacadas de contexto. La escena ya estaba en todos los medios de comunicación antes del estreno de la película. Las imágenes se añaden a continuación, para ver el momento completo hay que abrir el catálogo de Amazon Prime Video. Puede que el 20 de enero el neoyorkino se desvincule de la política, o no; pero seguro que querrá alejarse (al menos por un tiempo) de las cámaras.

Leave a Reply

  • (not be published)