Posted on November 21, 2020, 11:44 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

La fiscalía de Nueva York ha comenzado a notificar a la empresa y familiares de Donald Trump que están bajo investigación por supuestos delitos fiscales, y les ha requerido informes para la instrucción de ambas causas, una por la vía civil y otra por la penal. Son varias las causas pendientes que tiene Trump para cuando abandone la Casa Blanca, un momento en que perderá la inmunidad y deberá rendir cuentas en los juzgados por posibles delitos cometidos antes o después su mandato, pero no durante este. El presidente ha declarado en el pasado que no descarta indultarse a sí mismo de forma preventiva.

La fiscal general de Nueva York, la demócrata Letitia James, ha requerido a la empresa familiar de los Trump los registros de pagos en concepto de consultoría y asesoramiento para Ivanka Trump. Según unos documentos revelados por el diario «The New York Times», a Ivanka le pagó su propia empresa 747.000 dólares (640.000 euros) en un solo año por unas labores de consultoría para dos proyectos inmobiliarios, y después presentó el gasto como deducciones fiscales. Declarando infinidad de gastos de ese tipo, Trump se dedujo decenas de millones de dólares en sus declaraciones de la renta.

Ivanka Trump reaccionó de forma airada en Twitter al enterarse de ese requerimiento judicial. «Esta ‹investigación› de los demócratas de Nueva York está 100% motivada por la política, por la publicidad y por la rabia. Ellos saben muy bien que aquí no hay nada y que no hubo beneficio fiscal alguno. Estos políticos son sencillamente despiadados», dijo la hija del presidente y asesora especial sin sueldo en la Casa Blanca en esa red social. En esas declaraciones de la renta figuran desgravaciones muy generosas por todo tipo de gastos, incluidas viviendas familiares, jets privados y hasta campos de golf.

Paralelamente, el fiscal del distrito de Manhattan, el también demócrata Cyrus Vance, ha requerido a la empresa de los Trump varios documentos en los que figuren esas desgravaciones, según reveló el jueves el «Times». Esta otra causa, a diferencia de la de la fiscal general de Nueva York, avanza por la vía penal. En ambos casos, el ministerio público investiga una supuesta evasión de impuestos por parte del presidente y sus empresas. En el centro de las pesquisas está una desgravación de 26 millones de dólares en concepto de consultorías, incluidas las de Ivanka.

Según las declaraciones de la renta previas a cuando ingresó en la Casa Blanca, filtradas a los medios, de 2000 a 2017 Trump debió 95 millones de dólares, pero pudo desgravarse casi 73 millones a nivel federal. En esos documentos figuran otras desgravaciones por un monto de 21 millones de dólares en impuestos locales y estatales en Nueva York. La conclusión principal es que al actual presidente la declaración de la renta le salió a devolver en 10 de esos años, y en 2016 y 2017 pagó apenas 750 dólares anuales.

Filtraciones

Ambas causas han sido abiertas tras las filtraciones de las declaraciones de la renta de Trump en la prensa norteamericana y las revelaciones del exabogado del presidente, Michael Cohen, que ha colaborado con la fiscalía para denunciar posibles casos de fraude fiscal, incluido el uso de dinero de campaña para callar a una actriz pornográfica. A Trump le queda pendiente además la demanda de dos mujeres que le acusan de agresión sexual y difamación. Hasta ahora el presidente ha movilizado los recursos de la fiscalía para defenderse de demandas de este tipo, algo que no podrá seguir haciendo cuando abandone el poder. También ha denunciado a su tío Mary Trump por reparto injusto de la herencia familiar.

El presidente es el primero en décadas en no hacer públicas sus declaraciones de la renta, bajo la excusa de que están bajo inspección de hacienda. La Corte Suprema ha fallado en varias ocasiones que el presidente no puede ser juzgado por delitos supuestamente cometidos en la presidencia, pero sí antes o después. Además, los expertos en derecho constitucional mantienen que no se le puede sentar en el banquillo por esos otros delitos mientras esté en ejercicio del cargo.

En 2018 el presidente, hablando de los indultos a los que tiene derecho el presidente, dijo en público que tiene «todo el derecho» de hacerlo consigo mismo, algo sin precedentes en la historia de EE.UU. En ejercicio del cargo, el presidente ha perdonado ya a 28 personas, incluido el sheriff Joe Arpaio de Arizona.

Leave a Reply

  • (not be published)