Posted on October 16, 2020, 6:13 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Nicolas Sarkozy, ex presidente de la República, ha sido inculpado oficialmente por el presunto delito de «asociación de malhechores» para financiar su victoriosa campaña electoral de 2007, con fondos de Muamar el Gadafi, autócrata del Estado libio, entre 1969 y 2011.

Se trata de un vuelco determinante en un sinuoso proceso que comenzó hace dos años.

Tras un primer periodo de instrucción fallida, el mes de junio de 2019, Sarkozy, presidente de Francia entre el 2007 y el 2012, se negó a responder a los magistrados instructores del escándalo de la presunta financiación ilegal de su campaña presidencial del 2007. Los abogados del ex presidente presentaron un recurso con valor suspensivo.

La justicia terminó aprobando la apertura de una instrucción provisional del caso. Y Sarkozy fue interrogado por la policía judicial el día 6 de este mismo mes de octubre. Diez días después, los magistrados instructores han considerado que existen sospechas razonables que permiten inculpar oficialmente al ex presidente del presunto delito de asociación de malhechores, castigado en Francia con hasta diez años de cárcel y 150.000 euros de multa.

Sin duda, la inculpación no prejuzga la evolución del proceso y la futura sentencia. Pero reabre páginas oscuras de la historia política de Francia.

Muamar el Gadafi sostuvo con sucesivos presidentes de Francia relaciones de una cordialidad «turbadora». Durante alguno de sus viajes de Estado, el «guía máximo» de la difunta revolución libia llegó a instalar una tienda musulmana en los jardines de los palacios de la República donde eran y son recibidos los grandes huéspedes internacionales.

Esas cordialidad diplomática franco-libia terminó con el estallido de las revoluciones árabes. La guerra civil libia del 2011 culminó con una insurrección atroz: Gadafi fue capturado, linchado, asesinado por una turba enloquecida. Andando el tiempo, un hijo de Gadafi y varios hombres de negocios filtraron informaciones de imposible confirmación, afirmando que Nicolas Sarkozy se había beneficiado de la financiación ilegal que los hombres de mano de Gadafi habían facilitado transportando a París maletas de billetes de curso legal, entregado en oscuras condiciones a los amigos políticos del futuro presidente de la República.

Esos son los presuntos delitos que desea esclarecer la justicia francesa, con muchos años de retraso.

Nicolas Sarkozy continúa considerándose víctima de «maquinaciones odiosas».

Leave a Reply

  • (not be published)