Posted on October 16, 2020, 6:08 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

A comienzos de año, cuando la candidatura de Joe Biden se tambaleaba en las primarias demócratas, superado en las encuestas por el socialista Bernie Sanders y con la posibilidad de que el joven Pete Buttigieg se quedara con el centro del partido, su campaña estaba casi en bancarrota. Este verano, sin embargo, en medio de la pandemia de Covid-19 y con los demócratas arremolinados en torno a su candidatura para evitar la reelección de Donald Trump, la campaña es una máquina de hacer dinero.

En el mes de septiembre, el candidato demócrata recaudó 383 millones de dólares, récord mensual para un candidato en la historia electoral de EE.UU. Había batido ese récord también en agosto, cuando las donaciones a su campaña fueron de 364 millones. La lluvia de dinero permite a Biden plantarse en la recta final de la campaña con las arcas repletas. A poco más de medio mes para la cita con las urnas del 3 de noviembre, su campaña dispone 432 millones de dólares. Con ellos, inundará de anuncios de televisión e Internet, campañas en redes sociales y eventos electorales los estados más decisivos, como Florida, Pensilvania, Arizona, Michigan o Wisconsin.

La campaña de Trump no ha desvelado por el momento cuál ha sido su recaudación en septiembre y de cuánto dinero dispone en caja, pero todo apunta a que estará por debajo de Biden.

Durante buena parte de la campaña, el presidente de EE.UU. ha superado en recaudación electoral a su rival demócrata. Biden tuvo que pelear en el primer trimestre del año contra otros candidatos de su partido. Una vez que su candidatura se reivindicó como la única apuesta segura tras el «Supermartes» de comienzos de marzo, sus rivales empezaron a plegarse y la máquina recaudatoria demócrata se concentró en su campaña.

Amplía su ventaja sobre Trump

Biden consiguió superar a Trump en verano, y ha ampliado su ventaja tras las convenciones de finales de agosto. La elección de Kamala Harris como candidata a la vicepresidencia, la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg y la renovación expedita de su vacante en el Senado y el brote de Covid en la Casa Blanca han contribuido a mejorar su posición financiera.

«Es más de lo que he recaudado en toda mi vida», dijo Biden, que lleva cinco décadas en política, en un vídeo compartido en redes sociales. Más de la mitad de lo recaudado en septiembre, 202 millones, proviene de donaciones online, y el número de contribuyentes se ha disparado en las últimas semanas. El 20% de los más de cinco millones de estadounidenses que han puesto dinero en su causa lo han hecho en el último mes.

La riada de dinero en el bando demócrata no solo afecta a Biden y la conquista de la Casa Blanca. El partido ha recaudado más de 1.500 millones de dólares en el último trimestre a través de la plataforma online ActBlue, que se reparten entre los miles de candidatos del partido en elecciones federales y estatales.

Entre otros récords, se ha batido el de recaudación para una elección a senador. Jamie Harrison, candidato demócrata, ha conseguido 57 millones de dólares en su intento de tumbar al republicano Lindsay Graham, aliado férreo de Trump y elemento clave en el proceso exprés para renovar el Tribunal Supremo antes de las elecciones, algo que ha enfurecido al sector progresista de los demócratas.

Leave a Reply

  • (not be published)