Posted on October 16, 2020, 5:59 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Este jueves 15 de octubre México se acostaba sobresaltada por una procelosa noticia, que pese a ocurrir en Los Ángeles, no ha dejado indiferente a sus más de 125 millones de habitantes en un caso sin precedentes conocidos. Salvador Cienfuegos Zepeda, el exsecretario de Defensa del Ejército responsable máximo del ejército durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) ha sido arrestado a petición de la DEA (Administración de Control de Drogas) en el aeropuerto estadounidense mientras iba acompañado de su familia. Las pesquisas apuntan a que se trata de un trasiego de droga, narcotráfico y lavado de dinero. Llama la atención que Cienfuegos se encargaba de las visitas diplomáticas a Estados Unidos y que fuera el máximo dirigente militar como coronel de hasta cuatro regiones militares de las más golpeadas por la droga en México. La intervención policial llevada a cabo por Estados Unidos ha sido denominada como Operación Padrino. Estaba en la mira de las autoridades desde hace diez años por lo que dada la ardua investigación no se informó al actual presidente Andrés Manuel López Obrador por la filtración de la información y la posible presión de las autoridades mexicanas.

El militar de 72 años era conocido por su firmeza al enfrentarse a organizaciones criminales a las que nombró como «bestias criminales». La detención de este alto cargo hace que coincidan dos exdirigentes, encargados de velar por la seguridad del país mexicano, entre rejas. La investigación sugiere vínculos con el crimen organizado y coincide en la misma corte de Nueva York que lleva el caso de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad con Felipe Calderón, acusado de colaborar con el cártel de Sinaloa y que sentenció a Joaquín «el Chapo» Guzmán. La investigación sugiere que se iniciara antes de que Salvador formara parte del más alto rango militar del expresidente Peña Nieto. El Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, asegura que el acusado espera la llegada de su abogado desde México y que son cinco cargos relativos a narcotráfico los que se le imputan.

Se unen a otras dos detenciones sonadas recientemente: la exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, y el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin. Este último encargado del petróleo mexicano y detenido en Málaga en febrero de este año.

Supuesta colaboración con EE.UU.

El caso impresiona si tenemos en cuenta la colaboración sine qua non el Gobierno de Peña Nieto (presidente hasta el 30 de noviembre de 2018) ofreció a los Estados Unidos en su implicación en la lucha contra el narcotráfico en el que se sustentaba para gobernar. Y es que la unión con sus vecinos norteños para luchar contra los cárteles ha sido con mano dura, tal y como demuestra la detención.

Cuando los mexicanos ya no esperaban nada más de sus políticos sino malas experiencias, ocurre un nuevo hito. El arresto de Salvador Cienfuegos supone el arresto del militar de más alto rango detenido hasta la fecha en los Estados Unidos Mexicanos. El actual presidente López Obrador en su conferencia de prensa matutina ha asegurado que no hay en México investigación alguna contra el coronel y expresó: «Es un hecho muy lamentable el que un exsecretario de la Defensa sea detenido acusado por vínculos con el narcotráfico». El acusado será trasladado en las próximas 48 horas a Brooklyn (Nueva York).

Leave a Reply

  • (not be published)