Se descubren dos anticuerpos superpotentes que bloquean la entrada del coronavirus en las células, ayudando a los pacientes a recuperarse sin las consecuencias de una infección. Podrían servir como terapia y también para prevenir el contagio, siendo posible su producción a gran escala. La investigación, considerada importante porque abre el camino a nuevas terapias basadas en cócteles de anticuerpos, ha sido publicada en la prestigiosa revista «Science» por un grupo internacional encabezado por la Universidad de Washington, en el que forman parte tres especialistas del hospital Sacco de Milán, entre ellos el profesor Massimo Galli, jefe del departamento de enfermedades infecciosas. Galli considera que se trata de dos anticuerpos «muy prometedores»: «Surgen de la evolución de los estudios sobre el ébola, contra los cuales una de las pocas cosas que funcionó fue un cóctel de anticuerpos neutralizantes. Desde entonces, este camino se ha continuado, ya que se considera válido para todas las enfermedades virales como el VIH y ahora Covid-19. Dado su potencial terapéutico podrían reproducirse a gran escala», ha declarado el profesor Galli a «La Stampa».

Los dos anticuerpos se han seleccionado mediante la revisión de 800 anticuerpos aislados de 12 pacientes recuperados del covid-19. Además de bloquear el coronavirus, estos anticuerpos también parecen favorecer la reacción de células inmunes específicas que combaten las infecciones.

Las ventajas de los anticuerpos

«Cada día está más cerca la llegada de los anticuerpos neutralizadores», ha dicho el virólogo Guido Silvestri, de la Universidad de Emory, comentando con optimismo esta investigación en Facebook: «En mi opinión, tienen una probabilidad muy alta de funcionar tanto a nivel terapéutico, especialmente si se administran al inicio de los síntomas, como incluso a nivel preventivo. No es impensable, a la espera de una vacuna, que se puedan utilizar como herramienta de prevención en sujetos de riesgo», ha comentado el virólogo Silvestri.

El profesor Massimo Galli, siempre cauto, no lanza aún las campanas al vuelo:

«Tanto para la vacuna como para los anticuerpos neutralizadores vale el dicho “prima i dati poi le date” (primero los datos y luego las fechas). Si los anticuerpos funcionaran, serían la evolución de la terapia con plasma. La vacuna sería preventiva y siempre es mejor prevenir que curar». En relación con la vacuna, los anticuerpos monoclonales neutralizadores tendrían la ventaja de ser efectivos de inmediato, mientras que la respuesta inmune de la vacuna conlleva cierto tiempo, uno o dos meses, y probablemente necesitaría un refuerzo después de la primera dosis. Los anticuerpos se deberían administrar inmediatamente después de la infección, o bien como medida preventiva en personas con alto riesgo de contagio, y serían eficaces de inmediato.

Experimentos

La eficacia de los dos anticuerpos se ha experimentado en animales. Pero también se investiga en seres humanos. Lo hacen al menos tres empresas en el mundo. En uno de los trabajos interviene la Universidad de Roma Tor Vergata y la Fundación Toscana Life Sciences, con el científico Rino Rappuoli, que han aislado tres anticuerpos particularmente poderosos. El estudio lo explica en la revista «Magistero del Lavoro», el microbiólogo Rappuoli, director científico y jefe de investigación y desarrollo de vacunas de GlaxoSmithKline: «Hemos obtenido anticuerpos muy potentes, que se encuentran en fase de desarrollo industrial y con los que esperamos contribuir pronto a contener esta pandemia». Los primeros tratamientos podrían llegar en primavera. Rino Rappuoli, uno de los mayores expertos en vacunas, ha comentado: «Si todo sale como esperamos, tendremos las primeras dosis de la vacuna hacia finales de 2020, pero tendremos que esperar hasta la segunda mitad de 2021 para tener los cientos de millones o miles de millones de dosis necesarias para vacunar a la población mundial».

Leave a Reply

  • (not be published)